Cómo pensar un evento

En el siglo XXI asociar la biblioteca a un espacio silencioso lleno de libros está de modé. Las unidades de información están cambiando, pero sus objetivos y roles sociales son los mismos: elevar el nivel cultural de quienes las consultan.. Los cambios en las formas de comunicar e informar obligan a la biblioteca a buscar nuevas maneras de atraer a los usuarios, de comprometerse con su comunidad, de hacerlos ser parte de la biblioteca, de sentirla propia, defenderla, de evitar el aislamiento y posterior cierre. La extensión cultural es, en estos momentos quizás mucho más que en ningún otro, la herramienta esencial para construir vínculos con el usuario. Los bibliotecarios en su formación tienen un gran bache relacionado a la organización de eventos: presentaciones de libros, conferencias, foros de discusión, cine debate, proyecciones de todo tipo, muestras artísticas, celebraciones comunitarias. El curso pretende dar buenas ideas sobre qué se puede hacer con la extensión cultural y dar herramientas sobre cómo llevarlo a cabo.

Para mas información comuníquese con: Secretaría